Prevenir resfriados en niños

Prevenir

Como prevenir y evitar las enfermedades del sistema digestivo, virales, respiratorias, ...

A pesar de que no existe una cura para el resfriado o la gripe, y probablemente tu hijo coge unos pocos en un año, puedes ayudar a tu niño a reducir el riesgo de contraer la enfermedad. Los métodos para la prevención de los resfriados y la gripe son mantenerlo limpio, estimular el sistema inmune del niño, y vacunarlo para la gripe estacional.

Mantener los gérmenes alejados

Sin duda, la mejor manera de prevenir un resfriado o la gripe es mantener las manos limpias. Los virus que causan los resfriados y la gripe se transmiten normalmente de la mano de uno a la nariz o la boca, donde los virus se multiplican, y hacen que te enfermes.

Prevenir resfriados en niños

Los virus son elusivos, también, ya que pueden hacer que contagies incluso antes de que aparezcan los síntomas. Es por eso que es tan importante asegurarte de enseñar a tus hijos a cubrirse la boca y la nariz si estornudan o tosen, y lavarse o desinfectarse las manos, especialmente antes de comer, después de ir al baño, toser o estornudar, y después de que llegen a casa de la escuela o de jugar afuera.

Aquí hay 4 consejos para combatir los gérmenes y para ayudar a mantener a tus hijos y la casa limpia:

  1. Limpieza a fondo.
    Es genial hacer que tu hijo se lave las manos, pero también asegurarte de que se lave las manos bien y con jabón, la fricción es lo que aleja los gérmenes. También hay que tener las uñas del niño cortas, menos espacio para que los gérmenes se aferren.
  2. Desinfectante.
    Utiliza un desinfectante de manos cuando friegues, pero también lee cuidadosamente la etiqueta. Un desinfectante de mano eficaz tiene que tener por lo menos 60 por ciento de alcohol para matar bacterias.
  3. Lugar donde hay bacterias y virus.
    Presta atención a las áreas de alto riesgo donde los gérmenes permanecen, como encimeras, teléfonos y pomos de las puertas, los más importantes. Esto también incluye el carro de la compra del supermercado, la utilización de bolígrafos y lápices, y juguetes de la sala de espera del médico del niño, especialmente si hay posibilidad de que lo haya tocado un niño enfermo.
  4. Toallitas.
    Las toallitas son muy prácticas, pero también pueden transferir bacterias de una superficie a otra. Utiliza cada toallita en una sola superficie, y luego elimínala.

Impulsar el sistema inmunológico de tu hijo

Aparte de mantener limpio o de recibir la vacuna contra la gripe, que tenga un sistema inmunológico saludable es la mejor apuesta de tu hijo en la lucha contra un resfriado o la gripe estacional. Los niños pueden obtener un impulso de la inmunidad con la práctica de hábitos saludables básicos, como comer bien, mantenerse activo y dormir lo suficiente.

Comer bien

Para una dieta saludable, se recomienda dar a los niños alimentos llenos de fitonutrientes. Busca las frutas y verduras de color más profunda que puedas encontrar, como arándanos, tomates, espinacas, patatas dulces, etc. Y no te preocupes por comprar siempre las frutas y verduras frescas, las conservas y congelados siguen llenos de energía fito (Algunos, como los tomates enlatados, son aún mejores que los fresco).

Prevenir resfriados en niños 2

Un multivitamínico puede suministrar los nutrientes vitales. Se recomienda un suplemento de vitamina D para los niños hasta los 18 años para ayudar a conseguir el 400 UI recomendada por día. La vitamina D, que puede promover la actividad del sistema inmunológico, se encuentra en alimentos como los huevos, la leche y el yogur, o la exposición al sol.

Mantenlo activo

Es bien sabido que el ejercicio regular es beneficioso, y también ayudar a prevenir a contraer un resfriado o la gripe. Es probablemente la mejor manera de mantener su energía y su nivel de estrés, que es doblemente importante durante la temporada de resfriados y gripe.

Además, hacer ejercicio al aire también expone a los niños a la luz solar, la cual, durante los meses de invierno es importante, para la salud física y mental. Estar al aire libre a la luz del día por tan sólo veinte minutos al día puede hacer una gran diferencia en el aumento de su nivel de energía y la prevención de la tristeza del invierno. La exposición al sol también sube la ingesta de vitamina D, que es parte de una buena alimentación.

Si tu hijo va a estar fuera durante un período prolongado de tiempo, recuerda que debes aplicarle protector solar. Sin embargo, es apropiado y seguro permitir que tu hijo esté expuesto a algo de luz solar para obtener la vitamina D.

Tiempo de sueño

Tener un niño con falta de sueño en tus manos no es sólo frustrante, también puede ser poco saludable. Algunos estudios muestran que el estar privados de sueño natural limita la actividad de las células blancas del cuerpo, que son las que luchan contra la enfermedad. Asegúrate de que tu hijo reciba la cantidad recomendada de sueño, normalmente, los bebés necesitan aproximadamente 14 horas, mientras que los niños pequeños requieren alrededor de 13 horas de sueño.

Artículos relacionados con Prevenir resfriados en niños